China prohíbe los productos del mar procedentes de Japón después de que Tokio comenzara a liberar agua radiactiva tratada

 China prohíbe los productos del mar procedentes de Japón después de que Tokio comenzara a liberar agua radiactiva tratada

(CNN) — China anunció este jueves que prohibiría todos los productos del mar provenientes de Japón en respuesta a la decisión de Tokio de comenzar a liberar aguas residuales radiactivas tratadas de la planta nuclear de Fukushima, intensificando dramáticamente una disputa ya tensa entre los dos vecinos.

El lanzamiento es parte de un plan controvertido que ha enfrentado feroces objeciones de muchos consumidores, así como de algunos países de la región, con Beijing liderando esas críticas.

El inicio de la liberación este jueves por la tarde, hora local, provocó una feroz diatriba por parte de China que describió la operación como un “acto egoísta e irresponsable”.

El departamento de aduanas de China anunció entonces que dejaría de importar todos los productos acuáticos originarios de Japón, lo que significa que la prohibición podría limitar potencialmente otros productos oceánicos además de los mariscos, como la sal marina y las algas.

La medida tenía como objetivo prevenir “el riesgo de contaminación radiactiva de la seguridad alimentaria causada por la descarga de agua contaminada nuclear de Fukushima en Japón” y proteger la salud de los consumidores chinos, dijo el Departamento de Aduanas en su comunicado.

Japón ha argumentado durante toda la creciente controversia que descargar el agua tratada es seguro y se necesita con urgencia para liberar espacio en la averiada planta de energía nuclear.

La descarga comenzó a la 1 pm hora local (medianoche hora de Miami), según la empresa eléctrica estatal Tokyo Electric Power Company (TEPCO).

agua radiactiva

Una vista aérea de la planta de Fukushima después del inicio de la liberación de aguas residuales radiactivas tratadas en Japón el 24 de agosto de 2023. (Crédito: Cortesía de TV Asahi)

La compañía dijo que espera descargar sólo alrededor de 200 o 210 metros cúbicos de aguas residuales tratadas. A partir de este viernes, tiene previsto liberar de forma continua 456 metros cúbicos de aguas residuales tratadas durante un período de 24 horas y un total de 7.800 metros cúbicos durante un período de 17 días.

TEPCO dijo que la operación se suspendería inmediatamente y se realizaría una investigación si se detecta alguna anomalía en el equipo de descarga o en los niveles de dilución de las aguas residuales tratadas.

Enviará un barco más tarde este jueves al puerto para recolectar muestras para monitorear y garantizar que las aguas residuales tratadas descargadas cumplan con los estándares de seguridad internacionales.

El devastador terremoto y tsunami de Japón en 2011 causaron que el agua dentro de la planta nuclear de Fukushima se contaminara con material altamente radiactivo. Desde entonces, se ha bombeado agua nueva para enfriar los restos de combustible en los reactores, mientras que se ha filtrado agua del suelo y de lluvia, creando más aguas residuales radiactivas.

El plan para liberar el agua ha estado en proceso durante años, y las autoridades advirtieron en 2019 que se estaba acabando el espacio para almacenar el material y que “no tenían otras opciones” que liberarlo en una forma tratada y altamente diluida.



Una decisión controvertida

Si bien algunos gobiernos han expresado su apoyo a Japón, otros se han opuesto firmemente a la liberación de aguas residuales, y muchos consumidores en Asia acaparan sal y mariscos por temor a una futura contaminación.

Estados Unidos respaldó a Japón y Taiwán acordó que la cantidad de tritio que se libera debería tener un impacto “mínimo”.

Sin embargo, China y las islas del Pacífico manifestaron abiertamente su oposición, argumentando que la liberación podría tener un amplio impacto regional e internacional y amenazar potencialmente la salud humana y el medio ambiente marino.

Antes de que China anunciara la prohibición de los productos del mar este jueves, su Ministerio de Asuntos Exteriores dijo que la liberación de aguas residuales “transmitiría los riesgos al mundo entero y extendería el dolor a las generaciones futuras de la humanidad”.

Las redes sociales chinas también se inundaron de ira y consternación este jueves, con un hashtag sobre el lanzamiento que obtuvo más de 800 millones de visitas en Weibo en tan solo unas horas.

Muchos usuarios apoyaron la prohibición de los productos del mar, mientras que otros pidieron a las autoridades que dieran un paso más. "Deberíamos prohibir todos los productos japoneses", decía uno de los principales comentarios.

Mucha gente en China continúa teniendo sentimientos ambivalentes hacia Japón. A pesar de la popularidad de los productos y la cultura japoneses en China, los llamados a boicotear todo lo japonés no son infrecuentes cada vez que resurgen viejos agravios, desencadenados por disputas bilaterales actuales.

En 2012, una serie de protestas antijaponesas en ciudades de toda China se volvieron violentas después de que Japón decidiera nacionalizar un grupo de islas en el mar de China Oriental reclamadas tanto por Tokio como por Beijing.

La planta nuclear de Fukushima, 12 años después del desastre 3:36

La prohibición total de productos acuáticos y mariscos japoneses amplía las regulaciones anteriores que ya habían detenido las importaciones desde Fukushima y otras nueve regiones de Japón. A principios de esta semana, Hong Kong anunció una prohibición similar sobre los alimentos importados de partes de Japón.

Ambos lugares –China continental y Hong Kong– representan los dos principales mercados de exportación de productos del mar de Japón, según datos de aduanas japoneses, lo que significa problemas potenciales para la industria pesquera japonesa.

A pesar de la reacción, las autoridades japonesas y sus partidarios internacionales, incluido el organismo de control nuclear de las Naciones Unidas, sostienen que la liberación es segura.

A lo largo de los años, las aguas residuales han sido tratadas continuamente para filtrar todos los elementos nocivos extraíbles y luego almacenadas en tanques. Gran parte del agua se trata por segunda vez, según TEPCO.

Cuando finalmente se liberen las aguas residuales, estarán muy diluidas con agua limpia, por lo que solo tendrán concentraciones muy bajas de material radiactivo. Viajará a través de un túnel submarino a aproximadamente 1 kilómetro de la costa, hacia el océano Pacífico.

Terceros supervisarán la descarga durante y después de su liberación, incluida la Agencia Internacional de Energía Atómica (OIEA) de las Naciones Unidas.

La OIEA tiene personal estacionado en una oficina recién inaugurada en Fukushima y monitoreará la situación en los próximos años, dijo.

 

Con información de CNN

Ruben Zatarain

Related post

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *